Acanthurus japonicus Ver más grande

Acanthurus japonicus

Nuevo

Si desea información sobre el stock actual envíanos un whatsApp al 638 742 915, y te informaremos sobre las unidades que disponemos, características, color, precios y recibirás imágenes del ejemplar que te interese

El Acanthurus japonicus, su coloración es marrón grisácea, con una gran mancha blanca en la parte frontal de la cabeza, desde la parte inferior del ojo a la superior del labio. En la parte blanda de la aleta dorsal tiene una banda rojo-anaranjada, y el pedúnculo caudal es amarillo, del que parten dos líneas amarillas que recorren los márgenes dorsal y abdominal. La aleta caudal tiene una franja amarilla en el centro y es blanca. La base de las aletas pectorales es amarilla. Los machos intensifican su coloración en el cortejo.

Más detalles

Más

  • El pez cirujano de cara blanca Acanthurus japonicus fue descrito por Schmidt en 1930.
  • Es originario de un amplio rango geográfico en el Indo Pacífico Oriental que abarca el sureste de Japón, las islas Ryuku, Taiwan, Sulawesi (Indonesia), las Filipinas, las islas Tuamotu y Hawaii, Nueva Caledonia y Rapa.
  • En su hábitat natural puede encontrarse a profundidades que van de los 5 a los 20 m, a lo largo de los arrecifes exteriores, en áreas costeras y en lagunas. Vive en áreas llenas de corales, y puede vivir en solitario o formando pequeños o grandes grupos. Coexiste con su primo de similar apariencia, el pez A. Nigricans en el sureste de Japón y las islas Bonin.
    De adulto este pez tiene el cuerpo en forma de disco y su coloración varía de diferentes tonos de café al negro. Sus aletas dorsal, anal y ventral son negras y están bordeadas de un hermoso azul. Tiene una banda roja cerca de la parte posterior de su aleta dorsal y una línea amarilla que recorre su cuerpo justo arriba y debajo de las aletas dorsales y anales.
    Tiene un punto amarillo justo debajo de la aleta pectoral y una banda blanca desde justo debajo del ojo hasta la parte superior de su boca. Su aleta caudal es blanca, se degrada a azul y está bordeada de blanco.
    A cada lado del pedúnculo caudal tiene un “escalpelo” que utiliza para defenderse o dominar. Cuando no lo está utilizando, lo guarda en un pequeño surco que posee para este efecto. Al manipular a este pez debe tenerse mucho cuidado, pues un corte de este “escalpelo” produce decoloración e inflamación de la piel, y hay mucho riesgo de infección. El dolor puede durar varios días.
    El juvenil es muy colorido también, con sombras amarillas alrededor de la parte superior e inferior de su cuerpo, que se desvanecen a un café claro a la mitad. Sus aletas anales están combinadas de amarillo y café oscuro. El punto amarillo en la aleta pectoral y el blanco en la cara están presentes, pero no tan pronunciados como en el adulto, y tiene una pequeña línea blanca que se extiende desde su cabeza hasta aproximadamente la mitad de su aleta dorsal.

    Este pez puede ser delicado recién adquirido y puede ser difícil de aclimatar. Aunque no se sabe exactamente por qué. Se cree que posiblemente esté relacionado con el estrés que sufre el pez al ser capturado y transportado. Aunque una vez adaptado y establecido no es muy melindroso con la comida. Hay que ofrecerle muchas algas marinas, un alga ideal para estimularlo a comer es la Gracillaria, pues ningún cirujano puede resistírsele. Otras buenas algas pueden ser el Nori japonés, Kombu y espirulina. Hay que asegurarnos que el pez tenga muchos huecos y recovecos en los cuales pueda esconderse y sentirse seguro.
    Generalmente es resistente y tolera una ligera variación en los parámetros del agua. Sin embargo estará mucho mejor en un acuario en el que los parámetros y la calidad del agua sean constantes. Puede estar en un acuario de solo peces o en un acuario de arrecife pues no representa ningún riesgo para los corales e invertebrados. Es moderadamente resistente a las enfermedades y, cuando se llega a enfermar, responde bien a los tratamientos.
    Algunos peces Acanthuridae son delicados y requieren cuidados más específicos, pero la mayoría pueden ser resistentes si tenemos en cuenta algunas consideraciones.
    Como todos los peces cirujano, necesita un acuario perfectamente oxigenado y una fuerte corriente de agua. Hay que proporcionarle bastante espacio, especialmente a los peces adultos, mucha rocas vivas y corales con muchos huecos y recovecos en los cuales pueda refugiarse y descansar. Las rocas vivas también le proporcionan algas, que les encanta picotear.
    Los peces cirujano todo el tiempo están comiendo y necesitan una dieta apropiada. Son propensos a las deficiencias nutricionales, que les pueden causar pérdida de color o enfermedad de la línea lateral. Es muy recomendable suplementarles la dieta con vitamina C o algún suplemento vitamínico. También pueden ser afectados por las bacterias que se reproducen debido a la acumulación de residuos orgánicos que deterioran la calidad del agua. Por esto necesitan mucha circulación, excelente filtración, un buen skimmer y cambios de agua frecuentes.
    Muchos de los peces Acanthuridae son muy coloridos, activos y muy atractivos. Pero no producen mucha mucosidad corporal y pueden ser propensos a algunas enfermedades, como el ich y el velvet. Estos peces poseen una microfauna en su tracto digestivo que para ellos es muy importante y necesaria, por lo que los tratamientos en base a medicamentos que contengan cobre deben ser evitados pues afectan a esta colonia de microfauna.
    En la naturaleza un pez Labroides sp les ayuda a remover los parásitos de sus cuerpos, pero es extremadamente difícil mantener a este pez en cautiverio. En el acuario peces como los Gobiosoma sp pueden proporcionarles este servicio de limpieza.

    El pez A. Japonicus es herbívoro. En la naturaleza se alimenta casi exclusivamente de. 
    En cautiverio su dieta debe estar basada en materia vegetal, pero también necesita aporte proteínico.
    Hay que proporcionarle mucha alga, fórmulas congeladas preparadas que contengan algas o espirulina, artemias enriquecidas, mysis y alimento en hojuelas. Con un clip se le puede colocar en el acuario alga nori japonesa y otros tipos de algas marinas.
    También sería buena idea cultivar alga chaeto en el refugio del acuario.
    Hay que alimentarlo al menos 3 veces al día en pequeñas cantidades, en vez de darle mucho de comer una vez al día. Como todo el tiempo está buscando qué comer, se beneficiará mucho con esto y también nos ayudará a mantener la calidad del agua.
    Proporcionarle algún suplemento vitamínico y vitamina C le ayudará a cubrir sus requerimientos nutricionales y le ayudará a prevenir o reducir la enfermedad de la línea lateral. 
    Le podemos administrar el suplemento o la vitamina C remojando pellets de alimento secos en el suplemento o añadiendo las vitaminas al alimento. También se dice que incluir ajo en su alimentación ayuda a prevenir o curar el ich.   Este pez puede estar perfectamente en un acuario de arrecife con invertebrados u otros organismos y nos ayudará a combatir las algas. También puede estar en un acuario de solo peces, con otros peces pacíficos. Este pez es relativamente tranquilo y se lleva bien con casi todos los peces, a excepción de otros peces cirujano.
    Los peces cirujano pueden ser territoriales, algunas veces solamente con otros peces cirujano y algunas veces con otras especies.
    Introducir un pez cirujano nuevo en un acuario en el que ya estén uno o dos peces cirujanos casi siempre es un problema. Es mejor introducir al mismo tiempo los peces cirujano que deseemos mantener (tomando en cuenta el espacio que cada uno necesita) y no añadirlos uno por uno. Aunque un acuario grande ayuda a reducir los problemas, hay que estar conscientes que estos peces son algo especiales y tienen su carácter.
    Aunque este pez nunca ha sido reproducido en cautiverio, si ha podido ser observado desovando en grupo en la naturaleza, Generalmente en la tarde estos peces formarán un grupo y desovarán en el agua, dispersando los huevecillos fertilizados. Cada huevecillo tiene una gota de aceite para mantenerlo a flote, cosa que los hace pelágicos. En 26 horas eclosionarán pequeñas larvas de 2 mm de longitud. Después de unos cuantos dias evolucionarán a la etapa post larvaria llamada “acronurus”. Después de varias semanas, gradualmente se desarrollarán, cambiando a juveniles cuando midan 20 mm.