Chaetodon collare Ver más grande

Chaetodon collare

Nuevo

Si desea información sobre el stock actual envíanos un whatsApp al 638 742 915, y te informaremos sobre las unidades que disponemos, características, color, precios y recibirás imágenes del ejemplar que te interese

El Chaetodon collare,  al igual que el de los demás peces mariposa, está comprimido lateralmente y su coloración puede ir del café al negro, cubierto de escamas con un toque de amarillo-blanco cada una.
Parece que está enmascarado, pues su cara tiene dos franjas blancas y una negra que pasa a través de sus ojos, y puede extender su hocico. 

Más detalles

Más

  • El pez mariposa de cola roja Chaetodon collare es originario del Indo Pacífico, de las zonas que abarcan el Golfo Pérsico, Maldives, Japón, Filipinas e Indonesia.
    Vive en los arrecifes coralinos, en parejas o en cardumen. Los juveniles generalmente viven en los estuarios. 
    Este pez generalmente puede ser encontrado en los bordes o en las superficies de los arrecifes.
    Su cuerpo, al igual que el de los demás peces mariposa, está comprimido lateralmente y su coloración puede ir del café al negro, cubierto de escamas con un toque de amarillo-blanco cada una.
    Parece que está enmascarado, pues su cara tiene dos franjas blancas y una negra que pasa a través de sus ojos, y puede extender su hocico. Su aleta caudal es lo más distintivo, pues tiene una ancha franja roja, seguida de dos franjas negra y blanca respectivamente. Su aletas dorsal y ventral está bordeada de naranja oscuro, y debajo de este borde tiene una franja blanca.
    Este pez recibe el nombre “collare” por la franja blanca que posee entre sus ojos y las aletas pectorales, que rodea completamente su cabeza.
    Este pez puede llegar a medir alrededor de 18 cm. 
  • El pez Chaetodon collare es uno de los peces mariposa más difíciles de mantener en cautiverio debido a su dieta natural especializada. 
    En el acuario rápidamente aceptará alimentos sustitutos y puede estar bien por un tiempo. Sin embargo, su dieta debe ser monitoreada cuidadosamente e incluir gran variedad de proteínas, algas y alimentos vivos.
    Unos cuantos especímenes se han adaptado, aceptan alimentos sustitutos y pueden estar bien una temporada. Sin embargo, como los corales forman parte de su dieta natural, no suelen vivir mucho tiempo. También no es un pez recomendable para un acuario de arrecife pues daña los pólipos de los corales duros.
    Muchos miembros del género Chaetodon a menudo son muy coloridos y atractivos. Desafortunadamente muchos de ellos son extremadamente difíciles de mantener en cautiverio por largos períodos de tiempo. Algunos se alimentan exclusivamente de los pólipos de los corales duros y son muy propensos a las enfermedades como el ich y a otras infecciones. Pueden ser exitosamente tratados con medicamentos, pero odian los cambios súbitos en los parámetros del agua, incluyendo la temperatura, pH o los tratamientos con medicamentos. El pez mariposa de Bennett es coralívoro y puede ser muy sensible a algunos medicamentos. En la naturaleza un pez Labroides sp le ayuda removiéndole parásitos del cuerpo, pero este pez también es extremadamente difícil de mantener en cautiverio.
  • En la naturaleza este pez es omnívoro y se sabe que se alimenta de muchas algas, pólipos de corales duros y blandos, los tentáculos de los gusanos polychaete y de copépodos. En cautiverio rápidamente aceptará una gran variedad de comidas. Hay que ofrecerle alimentos carnosos, hojuelas secas, camarones y tabletas. El alga japonesa Nori también le gusta. Hay que alimentarlo al menos dos veces al día, y si es un juvenil pequeñito hay que alimentarlo de tres a cuatro veces al día.
    Tiene una boca pequeña, por lo que todos los alimentos deben estar finamente picados.
    Para mantenerlo no se requieren cuidados o técnicas especiales y puede ser una mascota relativamente resistente. Aunque no es un nadador muy veloz, generalmente se pasa gran parte del día a la vista, entrando y saliendo de los huecos y recovecos de las rocas vivas.
  • Una vez que el pez se haya aclimatado y acostumbrado a su nuevo medio ambiente, puede ser resistente, aunque no suele vivir mucho tiempo. 
    Por esto mismo, este pez jamás debe ser adquirido, ni siquiera por acuaristas expertos pues es condenarlo a morir, y adquirirlo es propiciar que este pez siga siento sacado de su medio natural para que llegue a los acuarios a morirse horrorosamente lento por desnutrición e inanición. No es un pez adecuado para un acuario de arrecife. Él estaría encantado de vivir en un acuario lleno de corales, pero hay que tener muy en cuenta que puede picotear y comerse los pólipos de los corales duros, pues esto es lo que hace en la naturaleza. También puede atacar a los camarones ornamentales y a otros invertebrados que se muevan. 
    Lo mejor es dejarlo en paz en su medio natural, en donde pertenece.
    Es mejor mantenerlo en un acuario de solo peces que esté decorado con muchas rocas vivas en cuyos recovecos el pez pueda esconderse y descansar.
    Generalmente no es un pez agresivo. Es mejor mantenerlo con otros peces que tampoco sean territoriales, agresivos, que no sean carnívoros o venenosos.
    No existen diferencias sexuales en esta especie. Los estudios que se les han realizado a estos peces indican que son gonochorísticos, lo que quiere decir que cada pez puede ser macho o hembra y no cambian de sexo.
  • Esta especie no ha sido propagada en cautiverio. No se han hecho reportes acerca de que los peces mariposa hayan realzado puestas en los acuarios. Sin embargo, sí hay reportes de cierto éxito en la crianza de larvas de algunos peces mariposa coralívoros. Se espera que estas larvas criadas en cautiverio se adapten a aceptar diferentes tipos de comida y esto amplíe la selección de especies que puedan ser mantenidas en cautiverio.