capnella sp Ver más grande

capnella sp

Nuevo

Si desea información sobre el stock actual envíanos un whatsApp al 638 742 915, y te informaremos sobre las unidades que disponemos, características, color, precios y recibirás imágenes del ejemplar que te interese

El capnella sp, los corales de este género tienden a crecer en las profundidades de las laderas de los arrecifes, donde el agua es clara y las corrientes son fuertes. Cubren grandes extensiones, a profundidades de alrededor de 6 m, colonizando las duras superficies de las rocas y los corales.

Más detalles

Más

  • Los corales del género Capnella fueron descritos por Gray en 1869. Existen alrededor de 21 especies, unas de las cuales son C. Arbuscula, C. Erecta, C. Gaboensis, C. Imbricata, C. Rubiformis y C. Watsonae.
  • Estos corales son originarios del Indo Pacífico y del Mar Rojo.
  • Los corales de este género tienden a crecer en las profundidades de las laderas de los arrecifes, donde el agua es clara y las corrientes son fuertes. Cubren grandes extensiones, a profundidades de alrededor de 6 m, colonizando las duras superficies de las rocas y los corales.
  • Estos corales tienen una estructura erecta de forma arborescente, con ramas laterales que están muy bifurcadas. En la punta de cada rama tienen racimos de pólipos que no pueden retraerse. La corta base del tallo es tersa y carece de pólipos. Aunque el tallo sea liso, tiene sclerites, los cuales hacen que la superficie sea áspera. Los sclerites son pequeños cuerpos formados de calcio, parecidos a arroces pequeños, que ayudan a soportar el coral. Estos sclerites le dan a la superficie del coral un tacto áspero, más que viscoso. Entre sus tallos y las ramas poseen canales “gastrovasculares” que les permiten expulsar el agua y colapsarse.
  • Algunas especies son rechonchas y bajas, y sus colonias tienen ramas cortas y gruesas que brotan de un tallo común y grueso. En las puntas de estas ramas poseen varios grupos de pólipos que adoptan una forma parecida a la de las puntas de los hisopos o Q-Tips. En las especies ramificantes, los agrupamientos de pólipos se extienden desde el inicio de la rama, y se extienden hasta la punta. Estas ramas crecen a partir de un gran tallo central que generalmente crece hacia arriba. El coral C. Imbricata forma colonias bajas y compactas con ramas que crecen hacia arriba a partir del tallo central y sus pólipos están hacinados.
  • Los pólipos de los corales del género Capnella no pueden retraerse. Los colores de sus tallos generalmente son crema o café, y algunos tienen un tinte verdoso. Los colores de sus pólipos pueden ser café o café verdoso o algunas otras variaciones de color. Se sabe que estos corales también pueden cambiar su coloración. Dependiendo de la especie, pueden medir de 15 a 41 cm.
  • Estos corales pueden ser de fáciles a moderados de mantener en cautiverio. Provienen de un medio ambiente rico en nutrientes, por lo que dependen más de alimentos como el phytoplankton que de la luz. Estos corales no necesitan estar bajo la iluminación proporcionada por lámparas MH, pero sí necesitan una buena corriente de agua turbulenta. Jamás deben ser expuestos al agua dulce cuando se repone la evaporación del acuario, pues esto estresa mucho a estos corales y puede llegar a matarlos.
  • En la naturaleza estos corales han desarrollado diversas estrategias para alimentarse y nutrirse. Capturan partículas microscópicas de alimento, pueden absorber materia orgánica disuelta en la columna de agua y de sus algas zooxantelas simbióticas reciben parte de los nutrientes que necesitan.
  • En cautiverio, aunque utilizan las algas simbióticas que viven entre sus tejidos, dependen más de las fuentes de alimento exteriores para sobrevivir. Pueden ser alimentados con microplankton, phytoplankton y alimentos similares. Cuando en el acuario hay peces, los nutrientes disueltos que producen también serán aprovechados por estos corales. Hay que experimentar con diferentes preparaciones comerciales de phytoplankton, para saber qué especies prefieren.
  • Estos corales producen toxinas para mantener a raya a los corales que podrían incrustarse sobre ellos, aunque también puede ser susceptible a las toxinas que producen otros corales. Si la colonia es muy grande, las toxinas que producen podrían afectar a los corales duros, aunque de todo el género de la familia Nephtheidae, el Capnella es el menos tóxico.
  • Parece que esto depende del tamaño de la colonia de estos corales y el tamaño de los demás corales. Por ejemplo, un acuarista nota que estos corales no parecen estar muy bien en un acuario con una gran colonia de corales Xenia. Después de remover a los Xenia, el coral Capnella crece y prospera, pero el acuarista no puede hacer que el Xenia vuelva a crecer y prosperar en el acuario.
  • Para remover parte de los químicos que producen los corales en sus guerras químicas puede utilizarse carbón activo.
  • “En un acuario de 150 litros con unos frags pequeños de Montipora, también tenía un Capnella de 4”. Me preguntaba por qué mis frags de Montipora no crecían, pues suponía que el coral Capnella era inofensivo e inocente. Todos los parámetros del acuario estaban bien. Después de leer acerca de las guerras químicas entre los corales blandos y los SPS, decidí remover del acuario al coral Capnella (y le busqué un buen hogar nuevo). Poco tiempo después, mis frags de Montipora empezaron a crecer rápido”. Carrie McBirney.
  • Estos corales se reproducen por brotes, fisión y desprendiéndose de pequeñas ramas. Son muy fáciles de propagar. La constricción es lo mejor, apretando poco a poco una rama utilizando una liga hasta que la rama se desprenda por sí misma.
  • La mejor manera para adherir el fragmento sobre alguna superficie es utilizando un palillo de dientes de plástico. Hay que empalar el frag a través del centro de su tallo con el palillo bien arriba de la incisión para asegurarnos de que no se desgarre su tejido. Hay que pegar con cianoacrilato los dos extremos del palillo en el plug o en la roca viva, para mantener al coral en su sitio y permitirle que se adhiera naturalmente.
  • Estos corales son muy susceptibles al estrés que les produce el transporte. A veces las criaturas comensales que viven entre sus ramas mueren durante el transporte y esto afecta también al coral.
  • En el acuario, que el coral siempre permanezca desinflado o se vea deteriorado indica que debemos actuar rápido. Los corales blandos pueden contaminar el agua del acuario al morir, o pueden infectar a los demás corales si están enfermos.