Acropora pichoni Ver más grande

Acropora pichoni

Nuevo

Si desea información sobre el stock actual envíanos un whatsApp al 638 742 915, y te informaremos sobre las unidades que disponemos, características, color, precios y recibirás imágenes del ejemplar que te interese

El Acropora pichoni  vive cerca de la superficie, en las laderas protegidas de los arrecifes debajo de los 30 m, en las paredes de los arrecifes, en los arrecifes sumergidos, en los barcos naufragados y a una profundidad que va de 10 a 70 m.
Es una especie que está en peligro de extinción pues es poco resistente y muy propensa al blanqueamiento, las enfermedades y se recupera muy lentamente.

Más detalles

Más

  • El coral Acropora pichoni fue descrito por Wallace en 1999.
    Es originario del centro del Océano Indo-Pacífico, Japón, el este del Mar de China y el este del Océano Pacífico.
    Puede encontrarse en Australia, Indonesia, Japón, Malaysia, Micronesia, Nueva Caledonia, Papúa Nueva Guinea, Filipinas, Singapur, las islas Salomón, Taiwán, la Provincia de China, Tailandia y Vanuatu.
  • Vive cerca de la superficie, en las laderas protegidas de los arrecifes debajo de los 30 m, en las paredes de los arrecifes, en los arrecifes sumergidos, en los barcos naufragados y a una profundidad que va de 10 a 70 m.
    Es una especie que está en peligro de extinción pues es poco resistente y muy propensa al blanqueamiento, las enfermedades y se recupera muy lentamente.
  • Todos los Acropora tienen esqueletos muy porosos, ligeros y tienen respuestas similares a las formas de crecimiento, estimulados por las corrientes de agua que los rodean. Tienen una forma de crecimiento llamado digitate, el cual se refiere a las proyecciones en forma de dedo que surgen desde su base central.
    Las colonias de esta especie pueden medir más de un metro de diámetro y consisten en ramas anchas, planas y horizontales. Estas pueden ser muy anchas, estar fusionadas lateralmente y formar un plato perforado. Sus coralites radiales están muy dispersos sobre su superficie y casi no están presentes en la parte inferior de la colonia.
  • La coloración de las colonias es marrón y generalmente las puntas de sus ramas son más pálidas.
    Los corales Acropora se caracterizan por crecer rápidamente formando pólipos terminales (o axiales) en las puntas de sus ramas. Los pólipos en las puntas secretan estos coralites, formando constantemente nuevo crecimiento en forma de racimo. Estos pólipos terminales no poseen zooxantelas. Ellos crecen rápidamente por que son alimentados por el resto de la colonia. Esto permite a los Acropora sobrepasar a los demás corales del arrecife.
    Todos los corales Acropora están entre los más grandes y los que más contribuyen a formar los arrecifes alrededor del mundo. De hecho, los corales Acropora y Montipora constituyen un tercio de todas las especies constructoras de arrecifes. En la naturaleza ellos son los más tolerantes a los cambios en la temperatura del agua, la salinidad, las corrientes y la iluminación, pero en cautiverio pueden ser bastante difíciles de mantener. En el Océano, son los primeros en llegar al arrecife y extenderse rápidamente.
    Este coral alcanza la madurez sexual en unos 3-5 años. Como los demás Acropora, puede llegar a medir más de 51 cm y vivir de 5 a 7 años.
  • Los especímenes propagados en cautiverio generalmente tienen una coloración más intensa que los especímenes salvajes, que casi siempre tienen una coloración menos vistosa.
    Este coral es propagado en cautiverio, lo que ayuda a mantener las colonias salvajes en los arrecifes del mundo.
    Al comprar corales propagados en cautiverio nos ayudamos a nosotros mismos porque son más resistentes que sus hermanos salvajes, pero no hay que olvidar que aún así pueden sucumbir debido a las enfermedades típicas de los corales Acropora.
    Todos los corales Acropora están entre los corales más difíciles de mantener, lo cual es sorprendente porque en su medio natural ellos soportan cambios bruscos de temperatura, salinidad, corrientes de agua, etc. En cautiverio requieren un acuario perfectamente maduro y bien establecido, y los cambios bruscos pueden matarlos rápidamente. Son muy sensibles a los cambios en la temperatura, la sedimentación y estresantes medioambientales químicos y otros. Pueden estresarse fácilmente si la iluminación es muy baja o la corriente de agua no es suficiente.
    Deben ser aclimatados muy cuidadosamente. Necesitan ser colocados en su ubicación definitiva inmediatamente después de haber sido aclimatados. Les toma alrededor de 5 a 6 meses retomar su crecimiento normal después de haber sido introducidos al acuario. Moverlos de un lugar a otro los estresará y seguramente morirán.
  • A veces, al introducir un ejemplar nuevo al acuario, todos los demás mueren de lo que la gente llama RTN (Rapid Tissue Necrosis). Todos los corales Acropora pueden morir en unas cuantas horas. No se sabe a ciencia cierta por qué ocurre esto, pero es una buena idea introducir al acuario todos los Acropora que deseemos mantener al mismo tiempo.
    En la naturaleza, estos corales han desarrollado diversas estrategias para alimentarse. Tienen una relación simbiótica con las algas zooxantelas, de las cuales reciben parte de los nutrientes que necesitan. También capturan organismos planctónicos y partículas microscópicas de comida y absorben materia orgánica disuelta en la columna de agua. En cautiverio deben ser alimentados con zooplancton. Los copépodos, las artemias y los nauplios son demasiado grandes para que los puedan ingerir, pero se han desarrollado nuevos organismos como larvas de invertebrados y cepas nuevas de rotíferos con los que pueden ser alimentados. Muchos creen que en cautiverio todo lo que los Acropora necesitan para vivir y prosperar es estar en un acuario con materia orgánica disuelta. Sin alimentación, estos corales parecerán estar bien por un tiempo, pero después de algunos meses, sin previo aviso, morirán debido a la inanición. Algunos signos de la falta de alimentación pueden ser que no presenten nuevo crecimiento, que no extiendan sus pólipos y algo de recesión de tejido.
  • Estos corales son pacíficos, pero hay que cuidar que no haya cangrejos en el acuario. Los cangrejos son depredadores oportunistas, a excepción de algunos cangrejos simbióticos o comensales.
    Es mejor mantenerlos en un acuario en el que solamente haya corales SPS. Son capaces de extender fibras digestivas llamadas “acontia” que pueden usar para digerir a los corales cercanos a ellos. Esto puede evitarse colocando a los Acropora al menos a 10” de distancia de los demás corales, como zoanthus, corales LPS y otros invertebrados.
    No deben mantenerse corales blandos tipo Sinularia y similares en el mismo acuario, pues estos liberan terpinas, las cuales matan a los Acropora. Este tipo de corales son peligrosos para los Acropora, incluso empleando carbón activo y teniendo el mejor sistema de filtración. Otros corales LPS pueden extender sus tentáculos y matarlos, por lo que debe tenerse mucho cuidado si el acuario es mixto.
    Estos corales son considerados entre los corales de crecimiento más rápido entre los corales duros. Llegan a la madurez sexual en 3 o 5 años, (con ramas de un diámetro de 4 a 7 cm). Se pueden fragmentar fácilmente y estos fragmentos pueden formar colonias nuevas. Esto los hace candidatos idóneos para la propagación en cautiverio.
  • Algunos indicadores de estrés son el blanqueamiento y la recesión, y pueden morir rápidamente. Transportar a estos corales puede ser problemático por sus formas, la facilidad con que pueden romperse sus ramas y estresarse. También son propensos a casi todas las enfermedades de los corales, incluyendo la Enfermedad de la Banda Blanca, Enfermedad de la Banda Negra, la necrosis, etc. Los Acropora son especialmente propensos al RTN, sobre todo los ejemplares salvajes.
  • También hay muchos animales depredadores de estos corales. Algunos de estos corales tienen una relación simbiótica con cangrejos y camarones que los ayudan a defenderse de los depredadores. Otros organismos que entran al acuario de contrabando también pueden ser depredadores. Las estrellas de mar chocolate y otras del mismo género son devoradoras de Acropora.